Siete razones por las cuales el conflicto en Ucrania es en realidad una invasión Rusa
Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, los medios y funcionarios del Kremlin han tratado de mostrarlo como un conflicto interno en el que Rusia no participa. Aunque los medios occidentales admiten que la ayuda rusa a los denominados «separatistas» ha sido ingente, continúan utilizando mayoritariamente términos como «rebeldes» y «tropas gubernamentales», contribuyendo así, sea involuntariamente, al relato de guerra civil del Kremlin, lo cual es entendible, ya que este conflicto prefabricado está ideado para parecer de buena fe una guerra civil, en la que Rusia niega su participación, salvo por los «voluntarios» de vacaciones que deciden luchar del lado de los separatistas en el Donbas. No obstante, son varios los hechos que demuestran que esta guerra no es un conflicto interno ucraniano.
.
facebook twitter euromaidanpress_transp3 English  한글 Italiano Svenska ქართული Română Deutsch Русский Português Español Nederlands עברית Čeština Français Polski
1. Lo iniciaron los medios rusos
Desde las protestas del Euromaidan, los medios alineados con el Kremlin ha generado una auténtica avalancha de propaganda dirigida a desacreditar a los manifestantes por estar, dicen, respaldados por Occidente, y exagerando el papel desempeñado por los grupos de extrema derecha. Las historias de «atrocidades fascistas», o agarrarse a cualquier error de las nuevas autoridades, como el precipitado rechazo a la ley de Yanukovych que otorgaba al idioma ruso el estatus de lengua regional, alimentaron en un primer momento las protestas prorrusas en el sureste de Ucrania de mayoría rusohablante. Posteriormente, los medios favorables a Putin han aprovechado la tragedia de Odesa, los enfrentamientos en Mariupol y los civiles muertos en el Donbas al responder las fuerzas ucranianas al fuego de los terroristas, que los usaron de escudos humanos. Todo esto ha movilizado a voluntarios a unirse a la causa separatista tanto desde el Donbas como desde Rusia. Quizá, de no ser por la influencia de los medios rusos, el conflicto jamás se hubiera iniciado.
Imagen: un ejemplo de publicidad exterior en Crimea tras la invasión de la península por tropas rusas enmascaradas, y antes del «referéndum» ilegal del 16 de marzo de 2014. El cartel reza: «el 16 de marzo, nosotros elegimos» – [Crimea con la esvástica] o [Crimea con la bandera rusa]. Carteles similares se encuentran en los territorios de las auto-denominadas «repúblicas» separatistas.”
2. Fue un excoronel del FSB quien «apretó el gatillo de la guerra»
Los disturbios prorrusos de Járkiv, durante los cuales los manifestantes lograron tomar el edificio de la administración regional, han quedado ahora en poco más que una nota al pie de página de la historia del período prebélico. La diferencia con la «rebelión» en Donetsk fue el grupo de enmascarados que, de forma repentina, se iba trasladando de una a otra localidad por todo el Donbas y tomando cuarteles de policía, en los que se hacía con los arsenales de armas. Igor Girkin, alias, «Strelkov», «exministro de Defensa» de la «RPD» [República Popular de Donetsk], admitió en una entrevista en noviembre haber sido quien «apretó el gatillo» de la guerra en el Donbas al crear esta unidad de voluntarios rusios y locales en Crimea :
«Fui yo el que desencadenó esa guerra. De no haber cruzado la frontera nuestra unidad, todo habría terminado como en Járkiv o en Odesa. Varias docenas de bajas, otros, con quemaduras, y otros, en la cárcel. Y así habría acabado todo… Fue nuestra unidad, prácticamente, la que mantuvo viva la guerra.»”
3. Los «Padres Fundadores» de la República de Donetsk eran rusos
Leaders-of-terrorism-in-Ukraine2
Dos rusos (moscovitas, en realidad) fueron quienes iniciaron la auto-denominada «RPD»: el ya mencionado Igor Girkin, y el primer líder civil de la República, Alexander Borodai. Al parecer, estos dos invasores ya se conocían desde hacía tiempo, y siempre defendiendo el expansionismo ruso y el revanchismo posterior a la Guerra Fría cuando aún no era tendencia mayoritaria. Ambos están profesionalmente relacionados con un oligarca ortodoxo ruso, Konstantin Malofeev, el cual no oculta sus sueños de un renovado Imperio ruso. Más tarde, estos dos moscovitas tuvieron que abandonar el Donbas, en tanto que, según fuentes rusas, los representantes del Kremlin han tomado el control directo al mismo tiempo que mantenían a ciudadanos ucranianos, como al «Primer Ministro» de la RPD, Zajárchenko, como figura principal. Además, la mayoría de las figuras estelares de la RPD son ciudadanos rusos.
4. Rusia ha estado abasteciendo la guerra desde el verano de 2014
Llegados a este punto, el conflicto podría parecer una empresa de índole privada (aunque igualmente rusa) si no fuera por el continuo flujo de armamento a través de la frontera rusa. Los suministros comenzaron en junio, tras hacerse los terroristas con la mayor parte de los puestos de control ucranianos en el tramo de la frontera con Rusia, lo que hizo imposible un control efectivo de la misma. Pese a que son escasas las pruebas presentadas que respalden las numerosas denuncias de la OTAN y de Ucrania de armamento ruso enviado a través de la frontera, sí que es fehaciente el problema de la prohibición del acceso a la OSCE a la mayor parte de los puestos de control fronterizos, además de diversas pruebas sólidas de vehículos rusos vistos primero en Rusia y, más tarde, en el Donbas, en particular, y sobre todo, el sistema misilístico BUK SAM que, según se cree, derribó el MH-17. Algunos de los vehículos y armamento cuya presencia en Ucrania se ha documentado son de fabricación rusa y no se habían usado nunca por parte de las Fuerzas Armadas ucranianas.
5. La artillería rusa bombardeó a las tropas ucranianas a través de la frontera
 
En lo que supuso el primer acto de guerra abierta, en julio de 2014, la artillería rusa abrió fuego sobre las tropas ucranianas semi rodeadas que habían intentado asegurar la frontera. Se documentaron los ataques en numerosas cuentas de usuarios de redes sociales y en vídeos, y, posteriormente se demostraron fehacientemente en el proyecto de investigación de código abierto Bellingcat. Los ataques de artillería causaron muy graves pérdidas de equipos y personal ucraniano así como la posterior retirada de las tropas de nuevo al Oeste del país.
Image: released by NATO
6. Las tropas rusas han estado combatiendo en el Donbas desde agosto
Más allá de la innegable participación de tropas rusas en la ocupación de Crimea, existieron varios casos de un amplio uso de dichas tropas en Ucrania. Quizás el más destacable sea cuando, en agosto de 2014, las defensas «separatistas» se estaban desmoronando ante una ofensiva ucraniana, y varios grupos de fuerzas rusas cruzaron la frontera, con el resultado del desastre ucraniano de Ilovaisk y la toma de Novoazovsk en el Sur, lo cual confirmaron tanto fuentes de Ucrania como de la OTAN; aunque acaso la confirmación más irrefutable fueran los numerosos informes de soldados rusos heridos o muertos en Ucrania y el número total de bajas rusas, que ascendieron a centenares. Recientemente, surgió otra historia, la de un tanquista procedente de la Siberia oriental rusa que cruzó la frontera con su unidad de tanques para combatir en la ofensiva de Debaltseve.
7. Los «rebeldes locales» no son tan locales como parecen
A pesar de todo lo expuesto hasta ahora, aún cabría argumentar que Rusia solamente ayuda e influye en lo que, fundamentalmente, es una rebelión local. No obstante, un examen más exhaustivo de las «Fuerzas Armadas de de Novorossiya» deja bien a las claras que, en gran parte, dichas fuerzas las componen ciudadnos rusos, muy a menudo reclutados y entrenados en Rusia. Los interrogatorios a prisioneros y las cuentas voluntarias de estos «rebeldes» revelan que Rusia está básicamente creando nuevas unidades armadas; entrenando, armando y a veces hasta comandándolas. Además, son muchas las denuncias que señalan que el el número de voluntarios locales es alarmantemente bajo, aunque resulta imposible determinar cuántos de los rebeldes locales son ciudadanos ucranianos en realidad.
Entonces, ¿qué tipo de guerra es esta?
El casus belli del conflicto que se desarrolla en Ucrania lo creó la propaganda rusa; lo empezaron unidades formadas en Rusia, que, durante mucho tiempo estuvieron al mando de ciudadanos de nacionalidad rusa; se ha alimentado con armamento y equipo militar rusos, con participación directa de artillería y tropas regulares rusas, además de otras irregulares llegadas masivamente desde Rusia. Así pues, atendiendo a estos hechos, resulta ya imposible denominar a esta guerra ruso-ucraniana «conflicto interno» incluso pese a que fue creado para parecerlo.
facebook twitter euromaidanpress_transp3
Participa: únete a nuestro equipo! Traduce este artículo a tu idioma